Día del Galgo

Hoy 1 de febrero se celebra el Día Mundial del Galgo para denunciar y concienciar sobre su abandono y fomentar su adopción

Hace más de veinte años surgieron en España las primeras entidades como la nuestra dedicadas a fomentar la adopción del galgo , una raza de perro que ha sufrido históricamente muchos malos tratos y que necesitan algunas atenciones especiales. Las adopciones han ido creciendo desde entonces, gracias a la sensibilización y al trabajo, y el galgo se ha convertido en un perro que, incluso ahora está de moda, lo que facilita su adopción 

Desde la Fundación El Arca de Noé llevamos casi tres décadas promoviendo la adopción trabajando y promoviendo a estos maravillosos perros, como a tantos otros mestizos y de todas las razas, para que cada proceso de adopción se haga con plena conciencia dando mucha información previa y estudiando cada caso en particular.

Con una formación profesional orientada a dar información, conocimiento y conciencia y una buena adaptación del animal y de la familia, la llegada de un galgo a una casa suele tener éxito. 

Hay muchas preguntas que suele plantearse el futuro adoptante..

¿Es igual adoptar un galgo que otro perro de otra raza? ¿Requiere muchos cuidados? ¿Es un perro que necesita hacer mucho ejercicio diario porque es muy activo y necesita correr mucho? ¿Haber sufrido malos tratos condiciona para siempre su carácter y actitud? ¿Es más lenta y compleja su adaptación? ¿Mejor no adoptarlo si vives en zonas con inviernos muy fríos? 

Si bien cada vez es más normal ver a galgos y podencos en ciudades como animales de compañía, la verdad es que los lebreles en general, y los galgos y podencos en particular, son una raza bastante desconocida.

Por su enorme velocidad, el galgo ha sido criado durante decenios como perro para la caza y también para las carreras, antes de que éstas fuesen prohibidas en la mayoría de países.  Y precisamente su velocidad innata ha sido el origen de muchos de los abandonos y malos tratos, porque se ha fomentado su cría sin mesura en varias regiones españolas. 

Pero aunque el galgo es veloz y disfruta corriendo en espacios abiertos, no es una raza de perro especialmente activo

El galgo no necesita mucho ejercicio. Tres paseos de 20 minutos al día suelen ser suficientes. A pesar de ser los atletas del mundo canino, los galgos no son perros muy activos 

La edad, como sucede con la gran mayoría de perros, es un factor determinante. No es lo mismo un animal muy joven, de hasta dos años, que un galgo adulto ó mayor.

Los galgos más jóvenes necesitan más ejercicio y son más inquietos, como ocurre en otras razas. 

El galgo es un animal más bien perezoso cuando está en casa y, si se siente tranquilo, se pasa gran parte del tiempo durmiendo o descansando . 

Pueden dormir hasta 18 horas al día. La mayoría son felices durmiendo todo el día hasta que los paseas 

Tienen mucha potencia corriendo, es muy rápido, pero tiene poca resistencia

Es una raza de perro que se adapta bien a la vida en un piso, por lo que no necesita un gran espacio para vivir ni una casa con jardín.  

Hay que tener en cuenta cuando uno se plantea la adopción que es un animal que, en muchos casos, requerirá de unos cuidados un poco especiales, de más atención y paciencia, pero sucede lo mismo con otros perros que desgraciadamente también nos llegan después de haber sido maltratados y abandonados.

Si llegan especialmente muy traumatizados, intentamos buscar un adoptante con experiencia con perros miedosos o con problemas de conducta, si bien es habitualmente nuestro centro quien se ocupa de ellos hasta considerarles preparados . 

En cualquier caso, la adaptación depende mucho de si los adoptantes están dispuestos a trabajar con ellos.

Es importante tener información del pasado de nuestro galgo, pero no siempre es fácil.

Nadie , ni siquiera nosotros, conocemos con exactitud el pasado de cada galgo. 

La clave es saber de dónde viene nuestro galgo, qué historia y vida ha tenido, y el comportamiento que tiene para valorarlo. Con el criterio de nuestros profesionales especialistas en adiestramiento y corrección de conducta canina y veterinarios etólogos, sabremos cómo se puede adaptar el perro en función del adoptante ó nueva familia

A veces pensamos que los galgos son “tontos” porque no responden a la obediencia. Sin embargo,  Es un animal muy inteligente, que busca lo que le interesa.

Cada año se abandonan en España unos 50.000 galgos. El galgo ha sido utilizado tradicionalmente para la caza de la liebre, actividad con mucho arraigo en comunidades como Andalucía, Madrid, Extremadura o Castilla-la Mancha. Hay más de medio millón de lebreles registrados en España; en una comunidad como la de Madrid hay 80 clubs dedicados a la caza con galgo.

La Federación Española de Galgos se ha desmarcado siempre “de cualquier caso de abandono, maltrato ó sacrificio”. 

En Inglaterra, Francia, Bélgica, Alemania e incluso Estados Unidos también se acogen y se adoptan galgos, aunque desde la Fundación El Arca de Noé nunca se ha trabajado en esta dinámica de “exportación” de animales

El galgo es una raza de perro que suele ser muy sociable y cariñosa, ideal para convivir con niños 

Muchos galgos como hemos dicho llegan traumatizados por el abandono, el trato que recibieron anteriormente, ó por una falta de socialización, pero los galgos, pasado el período de adaptación establece vínculos fuertes con las personas

Algunos llegan más confiados y mejor socializados con perros y personas, acostumbrados a viajar en coche y a pasear por la ciudad

En casos graves de malos tratos es aconsejable, si persiste una actitud temerosa del galgo que le dificulta su día a día, acudir a un experto en comportamiento animal (etólogo) o a un educador canino. Con unas pautas básicas son problemas que se suelen solucionar, mejorando la calidad de vida del perro.  Pero claramente no todo el mundo, está preparado para adoptar un galgo que ha sido maltratado.    

En centros de protección animal con experiencia, podemos ver la evolución de cada galgo que en muchos de los casos es favorable. 

El galgo es un animal con muy poca grasa corporal y pelo corto, por lo que tiene más frío que perros de otras razas. Se recomienda ponerles un abrigo para la lluvia y el frío. No son aptos para vivir fuera de casa, por ejemplo en un jardín.

Siempre aconsejamos extremar la seguridad y el control del animal cuando se adopta un galgo.

Insistimos en la seguridad porque nos encontramos con adoptantes a quien se les ha escapado el galgo y después es muy complicado encontrarlo. Suele haber muchos galgos que se escapan por miedo 

No son animales que ladren con frecuencia y, además no suelen tirar de la correa, lo que  también genera una falsa sensación de seguridad cuando los sacamos a pasear. 

Hay collares especiales para galgos, anti-escape, adaptados a su morfología (tienen la cabeza con dimensiones parecidas a su cuello). En todo caso, el collar no ha de quedar holgado porque se les puede salir por la cabeza. 

Hay que tener mucho cuidado cuando salimos con el galgo al campo porque si detecta la presencia de una posible presa, como un conejo, puede tener el instinto de salir corriendo a toda velocidad tras el animal, un instinto especialmente agudizado si se trata de un galgo que se ha utilizado para la caza 

Los cachorros de galgo son tan activos como los de cualquier raza y necesitan de un tiempo de educación y adaptación mayor que un animal ya adulto. En el caso de los galgos, suelen ser perros especialmente movidos. Cuando se empiezan a quedar solos en casa pueden sentir ansiedad por separación y hacer destrozos o ladrar repetidamente. 

Los cuatro primeros meses un cachorro necesita un tiempo de adaptación a la casa y a todo por lo que hay que fomentar los juegos y distracciones cuando se queda solo en el piso. 

En definitiva hay que tener en cuenta siempre que la adopción de cualquier perro ha de ir vinculada al modo de vida del adoptante, tener paciencia, tiempo, recursos económicos y mucho cariño que dar.

Fundación El Arca de Noé

Publicado en Noticias